El botiquín de primeros auxilios es esencial para cuando te vas de viaje, especialmente si es turismo de aventura por los riesgos implícitos.

Si bien es cierto que la mayoría de las veces no necesitarás nada, excepto quizá unas aspirinas o unas curitas (banditas), es importante ir prevenidos para otro tipo de situaciones, incluso emergencias.

Debes ver tu botiquín como tu “kit de supervivencia”, no solo para los viajes sino también en la casa. Si vas en un un viaje organizado por un operador de turismo, también debes llevar el botiquín personal pues, al final, el cuidado de tu salud depende de ti. Esto es principalmente importante si padeces de alguna enfermedad crónica o tienes algún medicamento que debes tomar periódicamente. Si llegaras a olvidarlo, podrías incluso echar a perder tu viaje.

Organizar el botiquín de primeros auxilios

Cuando organices tu equipo, los principales puntos a recordar son:

Debe ser lo más compacto posible en una bolsa que sea impermeable (como el nylon), al mismo tiempo que resistente. Si es transparente, tendrás la ventaja de poder encontrar lo que buscas más rápidamente.

Debes saber exactamente qué hay en el kit y cómo usarlo. Si no lo sabes, no te servirá de mucho. Si tienes duda, coloca alguna etiqueta adicional que indique su aplicación, ejemplo: anti-diarreico, anti-alérgico, para evitar la náusea, etc.

El contenido debe adaptarse específicamente a tus necesidades, teniendo en cuenta consideraciones geográficas y las actividades que estarás realizando.

Compra del botiquín de primeros auxilios

Si vas al supermercado o a la farmacia, encontrarás una gran variedad de kits médicos de viaje que cubren prácticamente todas las eventualidades. Sin embargo, con un botiquín de primeros auxilios ya empaquetado, debes asegurarte que realmente contenga lo que necesitas. Debes complementarlo con los artículos y medicamentos que tú creas que vas a necesitar.

El infograma que adjuntamos, es el botiquín básico que llevamos en nuestros viajes. Cada uno debe ajustarlo a sus propias necesidades y no olvidar estar pendientes de la fecha de expiración de los medicamentos. Lo ofrecemos como una guía general, si tienes alguna duda consulta con un especialista en el tema.  Esperamos les sea de utilidad.

1. Guantes de látex
2. Mascarilla
3. Gasa (formas cuadrada envueltas individualmente)
4. Curitas de diversos tamaños
5. Venda
6. Cinta quirúrgica (micropore)
7. Tijeras
8. Pinzas
9. Toallitas húmedas sin alcohol
10. Alcohol u otro desinfectante
11. Spray desinfectante (clostebol + neomicina)
12. Apósitos (toallas femeninas)
13. Condones (pueden utilizarse como guantes de emergencia, como
contenedores de agua o hielo.
14. Crema anti-inflamatoria a base de diclofenaco o similar.
15. Analgésicos: acetaminofén, iboprufeno, neproxeno, aspirina…
16. Antidiarreicos, ejemplo: loperamida
17. Antihistamínicos como loratadina o Histaprín
18. Loción antialérgica, por ejemplo calamina.
19. Relajante muscular (meprogésico)
20. Antigripales multisíntomas
21. Omeprazol o similar (para problemas gástricos severos)
22. Algún relajante natural (a base de valeriana o similar) para personas que
padecen de insomnio o demasiado nerviosas.
23. Alka Seltzer y Sal Andrews
24. Sobres de sales de rehidratación oral

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
Que empiece la aventura
Next reading
Cómo evitar las garrapatas en la montaña